Serinco | Revalúo de bienes

Revalúo de bienes

El revalúo permite reconocer el mayor valor de los bienes en los balances de las compañías y/o en sus liquidaciones impositivas. De esta manera, los balances reflejan la realidad económica de forma más precisa y mejoran los índices patrimoniales, y las posibilidades de acceso a financiamiento ante entidades bancarias.


Con la sanción de la ley 27430 (B.O. 29/12/2017) de reforma tributaria se abrió la posibilidad de practicar el revalúo contable e impositivo, siendo posible aplicar ambos o sólo uno de ellos. La opción de revaluar los bienes se puede ejercer a partir del primer ejercicio o año fiscal con cierre posterior a la fecha de entrada en vigencia de la norma mencionada.

Existen 2 opciones para el revalúo:
- Usar el coeficiente de corrección previsto en la Ley (“Factor de Revalúo”);
- Encomendar la realización de informes técnicos a profesionales autorizados;

En Serinco, podemos acompañar este proceso, ya que desde hace más de 25 años venimos desarrollando soluciones altamente profesionalizadas para determinar el valor de mercado de los distintos tipos de bienes (inmuebles, equipos, maquinarias, rodados). En dichos procesos participan profesionales matriculados en las respectivas especialidades de acuerdo al bien de que se trate: arquitectos, ingenieros civiles, mecánicos, industriales, etc., con la intervención posterior del equipo de supervisión, asegurando el cumplimiento de los requisitos normativos.

Revalúo contable

Permite reconocer el mayor valor de los bienes en los balances, mejorando los estados contables a través de la imputación del monto del revalúo en una Reserva Específica en el Patrimonio Neto.

No implica pago de ningún impuesto por el mayor valor atribuido a los bienes, y puede hacerse por única vez a partir de los ejercicios cerrados con posterioridad al 30/12/17.


Revalúo impositivo

Permite actualizar el valor de origen de algunos bienes. Como consecuencia de ello, se incrementará el monto de las amortizaciones a futuro y el costo original (valor residual impositivo) que tenga el bien en el supuesto caso de una venta.

Además, la utilidad por incrementar el valor del bien no está gravada por el Impuesto a las Ganancias. La revaluación impositiva está alcanzada por un impuesto especial, con alícuotas diferenciales.