Opciones para mejorar los balances.


Fuente: Diario Cronista Suplemento PYME - 24/09/15

Por: Diario Cronista.

Volver

La cambiante coyuntura económica obliga a estar informados minuto a minuto respecto a las variables de mercado para poder generar el entorno más favorable para el desarrollo de negocios. Es importante tener una mirada coyuntural que nos aporte herramientas para ayudar a generar mayor rédito del negocio, amén de la productividad que genere la venta de nuestros productos a servicios.

Tal es el caso de la nueva reglamentación dictaminada por la Inspección General de Justicia (IGJ) en abril, a partir de la cual determinadas empresas podrán realizar el revalúo de sus bienes. Esta permite revaluar los bienes a su Valor Razonable, lo que se puede hacer utilizando enfoques de mercado, de costo o de estudio de la renta futura, dependiendo el tipo de bien de que se trate.

Es importante estar informados para saber cómo hacerlo, en qué casos es conveniente, el alcance y la metodología.

Pueden realizarlo sociedades por acciones, las de responsabilidad limitada -cuyo capital alcance los $ 10 millones-, las asociaciones civiles y fundaciones y las sociedades extranjeras.

A tener en cuenta

Los bienes que se pueden incluir son los de uso o de naturaleza similar (inmuebles, maquinarias, líneas de producción). Deberán encontrarse en existencia al momento de efectuar la comunicación previa al organismo.

Esta resolución permite que las sociedades alcanzadas puedan contabilizar en su patrimonio neto los revalúos técnicos realizados. Los balances de las compañías reflejarán la realidad económica de un modo más acertado que si continuaran con sus bienes valuados a sus valores de origen (históricos). Como consecuencia, mejorarán los índices patrimoniales y se incrementarán las posibilidades de acceso a financiamiento de entidades bancarias. También contarán con información para la toma de decisiones.

Es importante tener en cuenta que el perito designado para el revalúo debe ser un profesional independiente con título habilitante en la incumbencia, según los bienes alcanzados (por ejemplo, ingenieros mecánicos en el caso de máquinas). No deberá ser socio, administrador, gerente o miembro del órgano de fiscalización, ni estar en relación de dependencia con la sociedad interesada.

Su valuación debe contemplar los requisitos de certeza, claridad de exposición y precisión. También, debe acreditar su incumbencia respecto de los bienes alcanzados y detallar los bienes o rubros sometidos a revaluación, consignando su ubicación, su valor de reposición, depreciación acumulada, estado de conservación, expectativa de vida útil y obsolescencia.

Se implementa a través de una comunicación previa a la IGJ con una anticipación no menor a 30 días a la fecha de cierre de ejercicio económico. Debe contener la siguiente información: z Formulario de actuación correspondiente, timbrado y firmado por el dictaminante o representante legal inscripto. Los trámites no podrán ser solicitados en carácter de urgente.

z Primer testimonio de escritura pública o instrumento privado original, conteniendo la transcripción de las siguientes actas: z Acta del órgano de administración de la que surjan los fundamentos de la revaluación de los bienes, identificando los rubros y bienes a revaluar, la fecha de efecto y la designación de un perito.

z Acta del órgano de administración que apruebe el revalúo efectuado. En el acta se consignará el importe del revalúo, el valor residual contable, el saldo a contabilizar y la fecha. También se consignará la identificación de los bienes y la documentación suministrada al perito. z Informe del síndico, o de auditor si no lo hubiere, con opinión fundada sobre la razonabilidad, certeza y exposición del revalúo técnico practicado.

z Dictamen de precalificación de un graduado en Ciencias Económicas. En la asamblea o reunión de socios celebrada a los efectos de considerar los estados contables objeto de la revaluación técnica deberá surgir la resolución social expresa mediante la cual se apruebe el revalúo en los términos que se hayan comunicado.

En conclusión, la información, el análisis y la misión de cada empresa determinará cuál es el mejor camino para sumarse o no a este tipo de gestiones. La clave es tener definido el rumbo y buscar el mejor modo de implementarlas dentro de una coyuntura cambiante como la del mercado local.