Alquileres por ascensor… salarios por escalera


Fecha: 14/03/2017

Volver



Luego de una década con elevados indicadores de inflación, los contratos de alquiler se encuentran en un punto crítico. Mientras que se esperan negociaciones de paritarias en el orden del 20%, la mayoría de propietarios pretenden un 15% semestral, es decir un incremento anual del 32.25%. Este contrapunto tiene argumentos de ambos lados, y desde una tercera posición es difícil tomar partido. Por el lado de los propietarios, los inmuebles se encuentran dolarizados con renta en pesos y con un retorno en el orden del 4%, sin contar la depreciación por el costo de mantenimiento, expensas extraordinarias y la carga impositiva. Desde la otra parte, los inquilinos padecen en carne propia la falta de créditos hipotecarios masivos quedando como rehenes locativos, la depreciación del salario a causa de la inflación y la falta de regulación del mercado de alquileres. A todo esto se suma la imposibilidad de deducir alquileres de ganancias, en un mercado que en su mayoría está en negro. En algunos casos consultados, el valor de un contrato de blanco puede ser hasta un 50% superior. Por ejemplo para un responsable inscripto en Pcia. De Buenos Aires que decida facturar el alquiler, debería tributar un 21% de IVA, Ingresos Brutos (6% mensual del monto sin IVA), Impuesto al cheque ó correctamente llamado impuesto a los débitos y créditos bancarios (1.2 %) y sobre el monto neto de iva a facturar el 35% de impuesto a las ganancias.

Alquileres comerciales

A diferencia del mercado residencial, donde por necesidad los inquilinos deben afrontar las onerosas subas, el mercado de alquileres comerciales posee una actualidad marcada por un sinfín de cierres a lo largo y ancho del país. No hace falta hacer un mapa interactivo, con solo recorrer cualquier barrio, podemos encontrar carteles de alquiler en varios locales. Una característica del mercado entre 2009 y 2015, era que los locales se alquilaban prácticamente sin cartel, en muchos casos existiendo lista de espera.

El alquiler comercial está atado a muchas variables de la macro, siendo la principal el consumo. Al caer el consumo los negocios pierden rentabilidad sumado al incremento en el costo de los servicios, salarios e insumos. Con lo cual en la actualidad gran parte del mercado minorista o barrial está resistiendo en muchos casos a pérdida y con fondos propios. Ante esta situación de caída de consumo y vacancia en ascenso, propietarios sostienen incrementos del 30% anual, no obstante lo único que logran es incentivar el crecimiento de la vacancia.