Inundaciones en los campos argentinos


Fecha: Jueves 25 de Mayo

Volver

Hemos realizado un relevamiento de diferentes zonas afectadas por los temporales de lluvia.

En este relevamiento hemos tomado datos de Santiago del Esto, Tucumán, Corrientes, y Zona Patagónica.

Iniciamos volcando los datos de Santiago del Estero, en los últimos meses los departamentos de Belgrano y Taboada han sido uno de los más perjudicados por las abundantes lluvias, estas ha afectado varios sectores en cuanto a producción agropecuaria.

Se registran en estos departamentos una superficie productiva aproximada de 400.000 hectáreas agrícolas y 40.000 cabezas de ganado bovino de cría e invernada. Los daños sufridos han variado de acuerdo al tiempo. Los excesos de agua causados por las inundaciones en porcentaje es una cifra estimada de 15% de la superficie productiva.

En el mes de Abril, las lluvias, fueron un poco más moderadas esto no quiere decir que las pérdidas no hayan sido significativas. Podemos destacar, que a pesar de los excesos de agua y los daños sufridos por este fenómeno los altos campos han sido beneficiados por el aumento de los rendimientos en general. La mayoría de terreno es plana, con suaves relieves pero con una pendiente natural hacia el Sudeste, puntualmente hacia el Rio Salado, esta altura naturalmente hace que las aguas sigan su curso hacia el Rio, claro está que esto es un proceso lento, por esto aclaramos que los campos situados en cierta altura no han sido afectados en su totalidad. Por otra parte los campos que ha sufrido apilamiento de agua lentamente han cesado, quedando algunas partes en condiciones para ser trabajadas de forma casi normal. Los suelos no han sufrido graves daños, salvo por las zanjas o huellas que van quedando a medida que van avanzando por las maquinas que transitan, esto provoca un aumento de napa de agua, en esta localidad es muy salina y provoca acumulación directa de sales en la superficie, esto no es muy incontrolable usando la siembra directa con una buena cobertura de los rastrojos sobre la superficie del suelo.

Saltamos a la Provincia de Tucumán, realizando un relevamiento con nuestros profesionales hemos detectado y observado que grandes zonas de plantaciones principalmente soja y papa son las más afectadas por los temporales de lluvia, debido a la expansión de los ríos. Las plantaciones han sido afectadas directamente y por ende esto afecta el terreno volviéndolo prácticamente inutilizable.

Muchos productores han tomado diferentes medidos como lo son encauces y derivaciones de aguas, lo contradictorio de estas intervenciones es que debido a que no se realizan bajo un tipo de proyecto lo cual hace en algunos casos que esto empeore la situación en lugar de reducir los riesgos de inundación o en su defecto los impactos de la acumulación de agua, esto es un tema muy delicado, ya que todos estos factores afectan directamente en el valor de los terrenos y campos. Podemos nombrar a la localidad de Lamadrid, es una de las más afectadas por los temporales de agua.

La normalización de los terrenos y campos más que cuestión de tiempo o de que cesen las lluvias abarca más un tema de infraestructura y métodos de control, puede que debido al tiempo las aguas bajen, pero sin desarrollar estas medidas de protección adecuadamente estos problemas van a persistir. Haciendo un balance o un análisis más global, el factor antrópico tuvo una gran parte al no desarrollar medidas de precaución, de regulación y de control sobre hechos como estos. Los eventos ocurridos en los últimos meses han provocado daños en la infraestructura vial con sobrepaso en rutas y puentes, alcantarillas rebosadas, roturas de obras de control.

Lastimosamente año tras año las localidades continúan con estos daños. La provincia de Corrientes, actualmente muy afectados sus campos ganaderos, lastimosamente las lluvias en esta provincia han arrasado con cientos de cabezas de ganado, es una situación delicada debido a la complejidad de control fluvial. Según nuestros profesionales, las pérdidas son ampliamente significativas, ya que estamos hablando de daños causados en los terrenos y perdidas de hacienda, lo que hace que los valores sean el doble de susceptibles.

Como lo hemos nombrado anteriormente estos son situaciones que con ciertos controles e infraestructura podría ser menos catastróficos y traumáticos. Por otro lado tenemos nuestra zona Patagónica, acá tenemos dos factores. En días pasados estuvimos realizando un análisis sobre la situación de tormentas eléctricas, las cuales presentaron dos situaciones por un lado las inundaciones que son nuestro foco y los incendios que han afectado un 10% de la superficie total. Volviendo a nuestro tema principal, hemos evidenciado que al tratarse de una zona tan llana es un escenario más frágil a sufrir por acumulamiento de aguas y tener déficit de drenes.

Tocando el impacto que generan las obras civiles de rutas, vías férreas, podemos decir cuando suceden estos fenómenos naturales, estas obras generan un desnivel el cuál altera el escurrimiento natural de las aguas. Las inundaciones generan alteraciones ambientales de difícil reversión, localidades anegadas con alta tasa de evacuados y grandes extensiones rurales inutilizadas, producen entre otros, daños en la infraestructura, interrupción de las vías de comunicación, canalizaciones anárquicas y problemas sanitarios.

Los eventos catástrofes producidos por las inundaciones en sectores rurales y urbanos regionales en tiempos recientes, podrían haberse morigerados por la sistematización programada de las áreas afectadas por erosión hídrica.